5 low

Sin Tolerancia recopila las tiras que domingo a domingo (entre el 05 de mayo de 2011 y el 16 de junio de 2013) mantuvieron despierto a Guillermo Galindo, a.k.a. malaimagen, y a un montón de seguidores que ansiosos esperaban la versión divertida de uno de los programas más fomes de la televisión abierta. Además, el libro cuenta con capítulos especiales (tiras que no están en el blog del autor ni fueron publicadas en el semanario The Clinic) y un utilísimo índice en que se detalla la fecha del programa que inspira cada tira, el cargo del invitado en ese momento y su contexto.

En Sin Tolerancia, malaimagen hace lo imposible: en sus páginas hasta Carlos Larraín (de grandes y afilados colmillos) es un gran cómico, un personaje hilarante, lo que es una tremenda pega, que se da por un dibujo simple, bastante estático, pero MUY expresivo, y por un trabajo de guión que demuestra dedicación, tiempo y gusto por la política, no por la “clase política”.

2 low

Malaimagen se burla de todos sin asco, sin miedo. Por lo que no es un libro recomendable para alguien abanderado o fundamentalista, porque lo va a pasar mal; no importa sin el invitado de turno es de extrema derecha, ícono del partido comunista o un autodenominado apartidista, los palos van igual. En Sin Tolerancia se muestran los subtítulos, los verdaderos pensamientos de los invitados que en pantalla parecen tan políticamente correctos, pero que, en el fondo de su ser, gritan, patalean y, muy probablemente, sólo quieren mandar a freír monos a los panelistas, quienes tampoco se libran del particular análisis de malaimagen, especialmente en los capítulos especiales nos queda clarísimo el ego apabullante de Fernando Villegas, lo obsesivo que puede llegar a ser Matías del Río, lo tajante (y un poco enredado) de Fernando Paulsen y lo perdido en el tiempo y en el espacio de… ¿cómo es que se llama?, ah, sí, eso, Cristián Bofill.

1 low

Con su quinto libro malaimagen se cambia de casa editorial; y se mudó como un rockstar: cambió de formato, de papel, de público. Sin Tolerancia es un libro grande y pesado, y no me refiero sólo a su tamaño; es grande y pesado porque malaimagen se vuelve el quinto panelista, el que más análisis político hace y el más objetivo de los cinco.

De lo que no estoy segura es si Sin Tolerancia exacerba lo más cómico de nuestra clase política o sólo es un reflejo de que son para la risa.

LogoMesaGrafica2