¡Hola a todos! ¿cómo están? Hace un tiempo encontré en Youtube esta genial entrevista a la escritora estadounidense Elizabeth Gilbert, autora del libro Come, reza, ama (2007). En esta conversación, ella habla de los tópicos que profundiza en su obra más reciente, el libro Big Magic. Creative living beyond fear (2015). Y en esta primera parte traduje las preguntas y las respuestas que tienen que ver con un tema clave: la relación entre la creatividad y el miedo, una relación que puede perjudicar a muchos creativos, y que Elizabeth Gilbert detalla de una manera muy amena y reveladora, así que espero que esta traducción pueda ayudar a muchos seguidores de Mesa Gráfica. ¡Que la disfruten! Más abajo pueden hacer comentarios. Y si les gustó este post, compártanlo con sus amigos 🙂

(1:30) Elizabeth, muchas gracias por estar aquí. Big Magic, tu nuevo libro, es genial. Y debo decirte que no quería que se terminara, así que lo disfruté lentamente, como una buena comida. Siento que es uno de esos libros a los que voy a volver una y otra vez. Y quería iniciar esta conversación preguntándote: ¿Qué fue lo que te motivó a escribir este libro? ¿Qué “gran magia” inspiró Big Magic?

¿Sabes qué? Este libro es una respuesta a todas las personas que se me acercan cada vez que hablo en público y que me cuentan de los proyectos que quieren hacer y que no hacen. Las cosas que desean hacer y que no concretan. A menudo se me acercan personas y me cuentan sobre las cosas geniales que están haciendo, pero la mayoría de las veces son personas que no están haciendo cosas. Y cuando vienen a mí con sus problemas de creatividad, –porque saben que amo hablar de creatividad–, encuentro que siempre tienen un motivo muy racional como explicación a por qué no están siendo creativos. Pero cuando se empieza a arañar la superficie de esa explicación, lo que hay debajo siempre es miedo. Siempre, solamente miedo. No importa qué excusa o justificación, en el fondo tienen miedo. Tienen miedo de no tener el talento, de no tener el derecho a hacerlo, tienen miedo a que se haya hecho antes y mejor, tienen miedo a ser rechazados, insultados, criticados, o peor, ignorados. Tienen una enorme pila de miedos. Y lo veo tanto, y escucho las mismas preguntas una y otra vez, que finalmente pensé: Hablemos de esto de manera oficial. Analicemos esto realmente y tratemos de descubrir cómo las personas pueden vivir de manera más creativa sin estar tan aterradas.

(3:43) Una de las cosas que dices en el libro es que el miedo es un compañero necesario. Y me encantó eso, porque en ciertos círculos, como en el del desarrollo personal o en el de la espiritualidad, te motivan a superar tu miedo, a “darle un puñetazo en la cara” o a “patearlo” o lo que sea. Demonizándolo, de alguna manera. Así que me preguntaba si podías hablar acerca de esa idea del miedo como compañero.

¡Sí! Yo no tengo ningún interés en convertirme en una persona sin miedo, porque las únicas personas genuinamente sin miedo que he conocido han sido psicópatas… o guaguas. Y no quiero modelar mi vida siguiendo sus ejemplos. A esas personas les falta algo, algo esencial, y lo puedes ver en sus miradas extrañas. Es como: “Wow, esa persona es peligrosa, tanto para los demás como para ella misma. Y no quiero estar cerca de ella” (risas). Así que no, no estoy interesada en vivir sin miedo. El otro día alguien me dijo: “Dinos cómo conquistaste tu miedo”. Y yo le dije: “Es adorable que pienses eso. Tengo miedo en este mismo momento. Prácticamente, tengo miedo en cada momento de mi vida”. Así que no, no lo he conquistado y no tengo interés en conquistarlo. De hecho, mi relación con el miedo se basa en un gran respeto y apreciación por éste, porque el miedo es la razón por la cual estoy viva hoy. Es la razón por la cual tú sigues viva hoy. Todos podemos recordar algún momento de nuestras vidas en el que sobrevivimos porque tuvimos miedo. Ese momento en el que la voz en tu mente te dijo: “Tienes que salir del mar, las olas están muy grandes”, “el auto va demasiado rápido”, “no entres al departamento de este hombre”, o “esta calle no es segura para caminar”. Así que todos estamos aquí porque nuestro miedo nos está protegiendo constantemente. Ese es su trabajo y lo hace de una manera hermosa, es sólo que parece que tomó mucho Red Bull y no se puede controlar. Parece no saber la diferencia entre una situación genuinamente peligrosa y una situación que solamente nos pone nerviosos. Entonces, cada vez que siento que el miedo viene… que es muy a menudo porque siempre trato de hacer cosas creativas, y la creatividad siempre va a provocar tu miedo, porque te invita a entrar a un reino de resultados inciertos, y el miedo odia eso, piensa que vas a morir. Así que, cada vez que empiezo un proyecto creativo, llega el miedo y lo primero que hago es decirle: “Muchas gracias por preocuparte por mí y por querer que nada malo me pase, realmente lo aprecio. Pero probablemente tus servicios no son necesarios en este momento, sólo estoy escribiendo un poema (risas). Nadie va a morir, está todo bien”. Se lo digo, pero de una manera muy amigable. No lo confronto, porque entiendo su importancia. Y lo invito a mi viaje creativo, le digo que puede venir conmigo, pero que voy a hacer ese viaje de todas maneras.

guilbert

(6:20) Sí, me gustó mucho esa metáfora: “El miedo va a poder entrar en el auto, pero va a estar en el asiento de atrás y no va a manejar”.

Sí. O va a elegir las golosinas, o va a llevar el mapa, o se va a ocupar de la radio, pero el miedo no va a tomar decisiones en las aventuras creativas, porque… con todo respeto, el gran amigo miedo ni siquiera sabe lo que es la creatividad. Esa es una parte nueva de nuestro cerebro y el miedo no la conoce. Así que tú no puedes dejar que el miedo controle tus decisiones creativas, porque si lo haces, el miedo las va a cancelar todas. Con cada una te va a decir: “No, no hagas esto. No, esto tampoco. No, esto es demasiado arriesgado”. Será un no tras otro y tu vida va ser mucho más pequeña de lo que realmente quieres que sea.

(7:01) Otro ítem que describes, y que yo creo que también se desprende del miedo, es la idea de que ya todo está hecho. Creo que es la idea que más escucho, tanto desde mi propia mente como de las personas con las que hablo y de sus ideas, de sus negocios o sus proyectos. Es una narrativa recurrente: “Esto ya se ha hecho antes”. Y me preguntaba si podrías hablar de la originalidad versus la autenticidad.

Okey, genial. Me alegra que hayas tocado este tema. Cada vez que hablo con alguien acerca de una idea que le emociona, generalmente en los siguientes dos minutos esa persona me dice: “…pero, bueno, no es tan original, ya se ha hecho antes”. Y yo siempre le digo: “Pero no ha sido hecho por ti”. Y la cosa es que, sí, te puedo garantizar que ya se ha hecho antes, porque los seres humanos somos muy inventivos, muy creativos, y tenemos como 40.000 años de arte sobre nuestros hombros, así que sí, ya se ha hecho prácticamente todo. Pero está bien. Incluso Shakespeare… la mitad de sus historias las robó de historias antiguas, y eso es porque no hay muchas nuevas historias que contar. Pero él las contó de una manera en que no habían sido contadas antes. Y ahora, 500 años después, seguimos pidiéndole prestado. Y lo único que hacemos es pedirnos préstamos entre todos. Te puedo asegurar que la obra de arte más original que hayas visto en tu vida, la que consideraste más rupturista, puede ser analizada por académicos que van a encontrar referencias a libros, o a sinfonías, o rechazos a otras obras. Porque son respuestas. Todo lo que hacemos como seres humanos es responder a cosas que existieron antes que nosotros. ¡Y tú también puedes hacerlo! Siempre digo que cuando veo arte que es demasiado original, puedo admirarlo, pero realmente no me conmueve. Lo que realmente me conmueve es la humanidad contenida en una pieza de creación auténtica. Cuando alguien hizo algo porque sintió la necesidad de hacerlo, porque quiso hacerlo, porque su alma lo necesitaba. Eso es lo que me conmueve y lo que me hace sentir que mi corazón cambió, que mi mente cambió, y que incluso veo el mundo de manera diferente. Así que no me importa si ya se ha hecho, no es importante si ya se ha hecho diez mil veces antes. Si tú necesitas hacerlo, hazlo.

 

cir_void400