A veces, lo único que necesitas para enfrentar tus miedos es respirar profundo y sólo… atreverte. Puede ser el más horrendo monstruo debajo de tu cama o esa difícil conversación que sabes que se aproxima. Quedarse quieto y no hacer nada al respecto no va a resolver el problema, sólo retrasará su solución.

Estamos muy orgullosos de mostrar estas ilustraciones, porque muchas son de ilustradores emergentes, o personas que recién están comenzando su camino en la ilustración o en la gráfica en general y que vencieron uno de los primeros miedos que aparece en estos casos: el miedo a mostrar el trabajo propio. ¡Felicitaciones! Que nada les impida superar sus miedos.